¿Hacia una nueva terapia eléctrica contra el cáncer?

Unos investigadores han desarrollado un nuevo dispositivo microfluídico que comprueba los efectos de los campos eléctricos en las células cancerosas. Y ya han observado que los campos eléctricos con valores comprendidos entre un máximo y un mínimo muy concretos, de baja intensidad y frecuencias medias, detiene de forma efectiva el crecimiento y propagación de células cancerosas de pulmón y mama, sin producir efectos adversos en las células sanas circundantes, al menos en los experimentos realizados.

El aparato, del tamaño de una moneda de un dólar estadounidense, está diseñado para ayudar a los científicos a concretar los intervalos seguros de valores de los campos eléctricos para tratar de forma no invasiva cáncer de pulmón, de mama y de otros tipos.

El equipo de Andrea Pavesi y Giulia Adriani, de la Alianza Singapur-MIT para la Investigación y la Tecnología (SMART), espera que este dispositivo ayude de manera decisiva a los investigadores que están explorando el efecto de los campos eléctricos en diferentes tipos de cáncer. En el reciente estudio, los investigadores comprobaron que el efecto quedaba limitado a la célula cancerosa en las frecuencias e intensidades ensayadas, pero necesitan explorar otras células y parámetros.

Durante el último decenio, diversos equipos de científicos han estado experimentando con el uso de campos eléctricos para tratar células malignas, una estrategia alternativa de tratamiento contra el cáncer llamada TTF (por las siglas de Tumor Treating Field). La terapia deriva de la interacción entre estructuras celulares clave en los tumores y un campo eléctrico externo.

En general, un campo eléctrico es un campo de fuerzas que actúan sobre objetos que poseen una carga eléctrica. Un campo eléctrico puede también influir en la alineación de moléculas polares, como los microtúbulos, en las células tumorales. Normalmente, estas moléculas son cruciales para la división celular que, cuando se desboca, lleva al crecimiento del tumor. Cuando los microtúbulos se alinean de extremo a extremo para formar un huso mitótico, el material genético de la célula se une a las fibras del huso, tirando y dividiendo la célula en dos.

Fuente: noticiasdelaciencia.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!