Estatinas reducen el riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal

El uso de estatinas estaría asociado con una disminución del riesgo de desarrollar enfermedad inflamatoria intestinal, en especial de Crohn, en los adultos mayores, de acuerdo con un nuevo estudio.

“Estudios previos habían sugerido que esos fármacos reducen la inflamación y podrían aliviar la enfermedad inflamatoria intestinal en los pacientes que ya la padecen. Este es el primer estudio que demuestra que el uso de las estatinas en la población sin enfermedad inflamatoria intestinal está asociado con una disminución del riesgo de desarrollar enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa”, indicó Ryan Ungaro, de la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai, Nueva York.

Su equipo revisó una base de datos de prestaciones médicas de Estados Unidos para estudiar los efectos putativos de las estatinas en el riesgo de desarrollar enfermedad inflamatoria intestinal en más de 9 mil adultos con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, y 46 mil adultos sanos (grupo control), según publica en The American Journal of Gastroenterology.

El uso de estatinas redujo significativamente el riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa. El efecto se mantuvo al organizar los resultados por el tipo de estatinas y la intensidad del tratamiento. El efecto protector aparente creció aún más al concentrarse en la enfermedad de Crohn en los adultos mayores.

La relación entre las estatinas y la disminución del riesgo de desarrollar enfermedad inflamatoria intestinal también se mantuvo tras considerar factores potencialmente que generan confusión, como el uso de antibióticos, terapias de reemplazo hormonal, anticonceptivos de uso oral, medicamentos cardiovasculares y comorbilidades.

La falta de una relación entre la dosis y la respuesta “sugeriría que serían suficientes las dosis más bajas para aliviar la inflamación”, afirman los autores.

El estudio se realizó sin financiamiento comercial externo y los autores declararon no tener conflictos de intereses.

Fuente: Scientific American

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!