Alertan sobre componentes de sangre transfundida que pueden estar contaminados

Uno de cada mil componentes transmitidos vía transfusión sanguínea puede estar contaminado, lo cual genera que el contagio de distintos virus sea un fenómeno común. Actualmente existen casos de microbios transmitidos por esta vía, los cuales amenazan la seguridad del suministro de sangre a nivel mundial, ya que incluso en instituciones que no tienen carencias económicas hay gente que muere después de transfusión de plaquetas contaminadas, según Salvador Rico, farmacólogo y responsable de investigación clínica y asuntos médicos de Cerus Corporation.

 

El método utilizado para la eliminación de microorganismos dañinos que se encuentran en plaquetas y plasma de la sangre es la inactivación de patógenos. En México, hay 500 bancos de sangre y las medidas de sanidad tomadas aún son insuficientes, por ello, las transfusiones no son tan seguras, advierte especialista.

El método de inactivación de patógenos, detalla, consiste en que el compuesto sintético del grupo de soralenos (sustancias vegetales sensibles a la luz), llamado Amotosaleno, en combinación de rayos ultra violeta A, evitan la síntesis de citocinas, las cuales son proteínas que actúan contra el microbio.

Además, inactivan leucocitos (glóbulos blancos) que están asociados a efectos de la transfusión, es decir, juntos. Este método evita la replicación de virus, bacterias y parásitos en plasma y plaquetas que forman parte de la sangre, y tiene más de 20 años de aplicarse, indicó el doctor Salvador Rico, adscrito a la compañía que desarrolla productos biomédicos para la seguridad de la sangre.

El especialista lleva varios años trabajando con la técnica de inactivación de patógenos en plasma y plaquetas sanguíneas debido a que métodos como la pasteurización y de calor no funcionan para depurar agentes infecciosos en las mismas, ya que con ello se dañarían algunas células sanguíneas del paciente.

Además, hace énfasis en la importancia de la difusión del problema y la solución, debido a que existen muchos expertos que hablan de una epidemia silenciosa que mata a miles de personas. Se tiene que educar a la población, conectar más con autoridades y asociaciones médicas, al ser necesario que los pacientes y donadores cuestionen a sus médicos y a las autoridades con respecto a las medidas de seguridad que se toman en las transfusiones. Asimismo, informarse por medio de las instituciones, ya que todas tienen medidas para garantizar la salud.

Por ello, indica que en México las medidas de prevención tomadas son insuficientes, puesto que no hay política a nivel federal que las regularice. Además, al haber más de 500 bancos de sangre en el país existe una fragmentación que provoca procesos ineficientes. No obstante, ciertos bancos ya utilizan la tecnología de inactivación de patógenos desde 2014. En países de Europa y Asia están centralizados y ello hace que los procesos sean más eficientes y rápidos.

Por ejemplo, referente a la epidemia del Zika, el doctor indica que es preocupante y es un recordatorio de lo vulnerable que puede ser nuestro abasto sanguíneo, puesto que a pesar de que el número de infectados por esta vía ha disminuido gracias a la estricta selección de donantes existe una alerta en el abasto de sangre a nivel mundial.

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), informó que una investigación realizada a lo largo de 15 años arrojó que las medidas que hasta ahora se han tomado con los componentes plaquetarios no son suficientes, y se están impulsando otras para que dichos elementos sean sujetos a mayor evaluación en cuanto a potencial contaminación bacteriana, finalizó. (Agencia ID)

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!