Las conexiones globales del zika

En estos momentos ya está presente en más de 50 países

 

El virus del Zika es más insidioso de lo que las autoridades sanitarias preveían. Hasta mediados de mayo, siete países o territorios habían notificado casos de microcefalia y otras graves anomalías congénitas vinculadas con este virus, que se transmite a través de la picadura de los mosquitos, las transfusiones sanguíneas o el contacto sexual con personas infectadas. También se puede transmitir al feto durante la gestación.

 

A pesar de su vasta distribución, conocida desde hace casi 70 años, las diferencias genéticas entre sus cepas son ínfimas (abajo), según revela un análisis de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Texas, en Galveston.

 

Así, la cepa actualmente activa en América y otra detectada hace años en la Polinesia Francesa son prácticamente idénticas (grupo del recuadro gris, abajo). Si el virus ha mutado tan poco en ese tiempo, ¿por qué está mostrando ahora toda su crudeza? Nadie está seguro aún, pero nuevos trabajos con los mosquitos apuntan a que el virus siempre ha sido perjudicial para la salud y ha tenido la capacidad de generar brotes.

 

Por lo tanto, es poco probable que las mutaciones le confieran nuevas aptitudes. Lo más probable es que los organismos de salud pública no supieron apreciar el riesgo que entrañaba, porque hasta hace poco permanecía confinado en lugares remotos.

 

Fuente: investigacionyciencia.es / Dina Fine Maron

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!