Adicción mundial al petróleo: ¿Por qué seguiremos ‘enganchados’ al crudo?

La proporción del oro negro en la estructura general del consumo de energía en el mundo ha aumentado por primera vez desde el comienzo del siglo, alcanzando un 32.9%.

La petrolera británica BP publica cada año una revisión general de la situación del sector energético mundial. En base a este informe, el portal ruso Lenta.ru ha determinado cuáles son los cinco factores más importantes que influyen en el mercado y su futuro. Una de las tendencias clave es que el oro negro desplaza al carbón y al gas, y sigue siendo una fuente importantísima de energía en el mundo.  

Caen los precios, aumenta la producción

A pesar de la catastrófica caída de los precios a finales de 2015 (un barril de Brent costaba un promedio de 52 de dólares contra 98 de dólares en 2014), 8 de los 10 mayores productores de petróleo aumentaron los volúmenes de producción.

Estados Unidos produjo el año pasado 567 millones de toneladas de petróleo, lo que es 8.5 por ciento más que en 2014. Arabia Saudita y Rusia, ocupando el segundo y tercer lugar, aumentaron la producción en 4.6 por ciento y 1.2 por ciento respectivamente. De los 10 principales productores, solo Kuwait y Venezuela redujeron la producción (en 1.1 por ciento y 2.1 por ciento respectivamente).

La situación no es nada rara ya que muchos países producen más petróleo específicamente debido a los precios bajos, tratando de cerrar parcialmente el creciente déficit presupuestario mediante el aumento de los volúmenes de ventas.

Asimismo, hay miedo de perder una cuota en el mercado que sirve como estímulo a los principales actores. Por otro lado existe una hipótesis de que Arabia Saudita con propósito deliberado aumentó los volúmenes de producción con el fin de bajar el precio aún más y así retirar de la competencia a sus rivales.

Lo más probable es que esta tendencia continúe este año. Hasta el momento, una serie de miembros de la OPEP y las demás partes interesadas no han podido ponerse de acuerdo sobre la congelación del nivel de la producción.

Las ventajas para los consumidores

Los bajos precios del petróleo han estimulado el consumo, que el año pasado creció un 1.9 por ciento. Se trata del doble de la media anual durante la última década. En China la demanda aumentó en 6.3 por ciento o en 770 mil barriles por día. Aún más rápido es el crecimiento del consumo en la India (8.1 por ciento o 310 mil barriles por día).

El año pasado demostró que el petróleo sigue siendo la fuente principal de energía. La proporción del oro negro en la estructura general del consumo de energía en el mundo ha aumentado por primera vez desde el comienzo del siglo, alcanzando el 32.9 por ciento.

El carbón pasa de moda

El papel del petróleo ha aumentado considerablemente por el carbón, cuyo consumo el año pasado se derrumbó un 1.8 por ciento. Asimismo, en los 10 años anteriores fue registrado un crecimiento de un promedio de 2.1 por ciento por año.

La quema de carbón es considerada una de los principales causas del calentamiento global. Por lo tanto, según BP, la disminución del papel del carbón se debe a las medidas tomadas contra el calentamiento.

El año pasado, el carbón perdió popularidad en Estados Unidos (una caída de 12.7 por ciento). El mayor consumidor de carbón del mundo, China, también redujo el uso de este tipo de combustible sólido. Aunque allí la disminución es de menos del 1.5 por ciento, en términos absolutos se trata de 29 millones de toneladas equivalentes de petróleo.

El gas también está en riesgo

El año pasado el mundo necesitó 2.2 por ciento más gas que en 2014. Es posible que si la situación sigue desarrollando esta tendencia, el mercado pueda afrontar un déficit que en un futuro llevaría a un crecimiento explosivo de los precios. Mientras tanto, actualmente los precios caen. En comparación con el pico de 2012, los precios cayeron un 40 por ciento.

El liderazgo de Estados Unidos en la producción de gas se ha reforzado. EU produjo alrededor de 767 millones de toneladas (equivalentes de petróleo) lo que significa un 5.4 por ciento más que en 2014. Rusia ha reducido la producción en 1.5 por ciento. Y en Países Bajos, que alguna vez suministró gas a la mitad de Europa, la producción se derrumbó en más del 22 por ciento.

¿La respuesta es la energía renovable?

Después de la caída de los precios del petróleo, muchos expertos predijeron el colapso del mercado de la energía renovable debido a que es muy cara. Sin embargo, esto aún no ha sucedido. Por el contrario, la producción de energía de fuentes renovables se incrementó un 15.2 por ciento. Alemania, y China son los primeros actores en ese sentido (en estos países ha sido registrado un crecimiento de 23.5 por ciento y 20.9 por ciento respectivamente).

Sin embargo este crecimiento se debe en gran medida a los generosos subsidios. Por sí sola la energía renovable compite con dificultades incluso con los combustibles fósiles caros. Así que aún no se puede hablar de una victoria ‘verde’ y la “hegemonía” del petróleo continúa, concluye el portal.

Fuente: actualidad.rt.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!