Algunas aves le enseñan a sus polluelos a cantar antes de salir del cascarón

Ya en el vientre materno, un bebé puede percibir las diferencias entre voces y sonidos fuertes, siendo incluso capaz de distinguir la voz de su madre de la de otras mujeres. Pero, en lo que a aprendizaje embrionario se refiere, las aves no tienen nada que envidiarnos. Según un estudio publicado hace poco en The Auk: Ornithological Advances, algunas madres enseñan a su prole a cantar antes de romper el cascarón; como consecuencia, los polluelos pueden imitar la llamada materna a los pocos días de haber nacido.

Los primeros indicios del fenómeno fueron observados en 2012 por Sonia Kleindorfer, bióloga de la Universidad Flinders, en Australia Meridional, quien se percató de que las hembras de maluro soberbio (Malurus cyaneus) repetían una y otra vez una melodía mientras incubaban la puesta. Al nacer, los polluelos emitían el mismo canto que la madre, lo que les servía como reclamo para recibir alimento.

A fin de averiguar si dicho comportamiento se daba en más pájaros, los investigadores decidieron estudiar el maluro dorsirrojo (Malurus melanocephalus), otra ave australiana. Para ello, registraron los sonidos procedentes de 67 nidos de cuatro lugares de Queensland en varios momentos, desde la incubación de los huevos hasta después de la eclosión. Luego identificaron las llamadas de reclamo de los polluelos analizando el orden y el número de notas. Por último, un sistema informático comparó a ciegas los cantos de las madres y de las crías y los clasificó según su semejanza.

Según el estudio, también los polluelos de maluro dorsirrojo nacen cantando de un modo muy similar a sus madres. De hecho, cuanto más cantan estas a los huevos, tanto más se parece el reclamo emitido por las crías. Además, un experimento complementario pareció indicar que los mejores imitadores eran los que más alimento recibían.

El hallazgo sugiere que un aprendizaje embrionario eficaz serviría para indicar a los padres la aptitud neurológica de la descendencia. A su vez, ello permite extraer una conclusión evolutiva. “Como progenitor, ¿inviertes en una descendencia de calidad o en una dependiente?”, se pregunta Kleindorfer. “Nuestros resultados indican que en una de calidad”.

Fuente: scientificamerican.com

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!