China edifica el mayor radiotelescopio del orbe para buscar vida extraterrestre

China colocó el primer domingo de este mes la última pieza su gran radiotelescopio. El Telescopio de Apertura Esférica de 500 metros (FAST, por sus siglas en inglés) se convierte así en el más grande del mundo en su categoría y se utilizará, entre otras muchas cosas, para buscar señales de vida extraterrestre en el espacio profundo.

 

Según informó la agencia de noticias Xinhua, la colocación del último de los algo más de 4.450 paneles de los que dispone el radiotelescopio se comenzó a colocar a las 10:47 de la mañana y su colocación llevó poco más de una hora.

Localizado en la cuenca natural de Da Wo Dang, en la provincia china de Guizhou, el telescopio ha costado algo más de 160 millones de euros y posee un diámetro de 500 metros, desplazando así al radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico), famoso por haber aparecido en varias películas de Hollywood, como el mayor de su clase.

La base de funcionamiento de FAST es similar a otros radiotelescopios y buscará posibles comunicaciones alienígenas, aunque se espera que escuche señales más lejanas que cualquier otro instrumento, ya que tendrá una sensibilidad más dos veces mayor que sus predecesores.

Además, a diferencia del americano, que tiene una curvatura esférica fija, FAST utilizará un sistema activo que le permitirá alinearse con la dirección del cielo y corregir así posibles aberraciones esféricas.

Otro de los objetivos científicos del telescopio chino será el de tratar de detectar la posible presencia de hidrógeno neutro en la Vía Láctea o en otras galaxias distantes, así como mejorar la observación púlsares lejanos. Según los responsables del proyecto, FAST será capaz de realizar observaciones muy precisas de estos objetos astronómicos, lo que aumentará y mejorará la detección indirecta de ondas gravitacionales.

Más de 9.000 desplazados

Para su construcción hubo que trasladar a más de 9.000 residentes de la zona, que fueron reubicados en cuatro regiones cercanas. El objetivo de este desplazamiento era que no hubiera residentes en un radio de unos 5 kilómetros en torno al telescopio, lo que reducirá las posibles perturbaciones electromagnéticas.

“Siendo el mayor telescopio de apertura única del mundo y estando situado en un lugar con pocas perturbaciones radioeléctricas, su impacto científico sobre la astronomía será extraordinario y sin duda revolucionará otras áreas de las ciencias”, aseguro al portal china.org el jefe del proyecto, Nan Rendong.

A partir de ahora, y durante los primeros años de funcionamiento, el telescopio el telescopio será utilizado exclusivamente por investigadores chinos, que irán realizando las primeras pruebas y ajustes. A partir de ahí, las instalaciones se abrirán a científicos de todo el mundo. Veremos si son capaces de localizar la primera señal de vida extraterrestre.

Fuente: cienciaxplora