Un dragón cambia de sexo cuando sube la temperatura

Un equipo de investigadores de la Universidad de Sydney (Australia) ha descubierto una especie de reptil, el dragón barbudo (Pogona vitticeps) que es capaz de invertir su sexo a causa de los cambios de temperatura.

Este sorprendente hecho se produce gracias a la exposición a una alta temperatura durante la incubación, que provoca la formación de lagartos femeninos con cromosomas masculinos que pueden poner más huevos que las hembras normales y cuyo comportamiento es mucho más audaz y más activo que el del macho promedio.

Esta extraña combinación o posibilidad de reversión sexual, que convierte a las hembras de dragón barbudo en súper-hembras, podría darles una ventaja en las zonas áridas y semiáridas de Australia donde habitan estos especímenes, según comenta el profesor Rick Shine de la Universidad de Sydney, que dirigió la investigación.

Los expertos, que siguieron una investigación previa en la que se comparó el sexo genético de 131 dragones barbudos determinado por muestras de sangre extraídas de sus colas así como de la observación de su sexo real, determinado por el tamaño y comportamiento de las gónadas, reveló que 11 de los dragones estudiados previamente eran hembras con el sexo invertido, esto es, hembras con cromosomas ZZ que, además, se parecían más a los machos que a las hembras (los dragones barbudos machos, por lo general, tienen dos cromosomas Z y las hembras tienen un cromosoma Z y un cromosoma W).

El experimento de frío-calor obtuvo como resultado que a temperaturas más bajas de incubación, las hembras producían machos con cromosomas ZZ y a temperaturas altas, hembras con cromosomas ZZ. Al igual que sus madres, estas nuevas crías también tenían el potencial de poner muchos más huevos que las hembras normales. Todo, por un simple cambio de temperatura.

“Un dragón barbudo puede tener cromosomas sexuales masculinas, pero ser una hembra en funcionamiento. Sin embargo, puede ser más parecido a los machos en la forma en que se ve, en su temperatura y en su comportamiento. Son más parecidos a los machos que los propios machos. Es un fenómeno que ocurre a muy altas temperaturas y no sabemos exactamente la temperatura con la que cuenta el nido”, afirma Shine.

Esta inversión del sexo podría ayudar al lagarto barbudo a encontrar más alimentos y tener mayores posibilidades de supervivencia. Sin embargo, en otras circunstancias, también podría hacerlos más vulnerables a los depredadores, según los investigadores.

El estudio ha sido publicado en la revista Proceedings of the Royal Society of London B

Fuente: cienciaxplora

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!