La extraña estrella de Tabby pierde brillo a un ritmo sin precedentes

Un equipo de investigadores ha descubierto nuevas rarezas entorno a la extraña estrella KIC 8462852, también conocida como estrella de Tabby. Concretamente, han detectado que su brillo ha ido disminuyendo a un ritmo sin precedentes.

Benjamin Montet con el Instituto de Tecnología de California y Joshua Simon de la Institución Carnegie de Washington han publicado un documento en arXiv que detalla este trabajo, que ha sido elaborado con análisis de los datos del telescopio espacial Kepler durante los últimos cuatro años.

La historia de la estrella de Tabby comenzó en septiembre del año pasado, cuando el astrónomo de la Universidad Estatal de Louisiana Tabetha Boyajian informó de anomalías en el inusual luz curva de la estrella KIC 8462852. El comportamiento de su luz no se ajustaba a lo que se esperaría si fuera debido a un planeta que pasa delante de ella, bloqueando temporalmente parte de del brillo. 

Esta situación llevó a los investigadores a observar y comentar los resultados con otros miembros de la comunidad espacial, aunque nadie fue capaz de llegar a una explicación razonable de lo que se había encontrado.

Después, un investigador propuso que este comportamiento se podría deber a la actividad extraterrestre. Sin embargo, a principios de este año, Bradley Schaefer con la Universidad del Estado de Louisiana publicó los resultados de un trabajo elaborado con placas fotográficas, con el que determinó que la luz de la estrella se había atenuado un 19 por ciento sólo en el último siglo. Su informe no fue bien recibido por todos y algunos científicos sugirieron que esos datos tenían, seguramente, algún defecto.

Pero ahora, otro equipo ha encontrado algo similar. Montet y Simon han estudiado imágenes del observatorio espacial Kepler y encontraron que la luz de la estrella de Tabby disminuye en brillo, aproximadamente, un 0,34 por ciento al año a lo largo de los últimos 1000 días, comenzando en 2009. Estas cifras suponen el doble de la tasa que Schaefer había encontrado al principio.

Y el equipo encontró algo aún más extraño: en los siguientes 200 días, el brillo de la estrella se atenuó otro 2.5 por ciento antes de que, finalmente, se estabilizara.

Varios científicos han ofrecido explicaciones posibles para el extraño comportamiento de Tabby, entre ellas la posibilidad de que fuera una estructura alienígena, pero hasta el momento, ninguna de las teorías ha sido capaz de incluir todas las observaciones realizadas

Fuente: Europa Press

 

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!