Dime qué lenguas hablas y te diré qué orgasmo tienes

Dos investigadoras taiwanesas se propusieron explorar cómo se conceptualiza el orgasmo sexual en 27 lenguas, proponiendo un modelo para analizar el deseo sexual desde el lenguaje, identificando para ello las figuras literarias y los conceptos recurrentes que se suelen utilizar para expresarlo.

Después de entrevistar a personas que hablaban esas lenguas han podido publicar las conclusiones en la revista ‘Metaphor and Symbol’. El resumen del estudio parece invitar a leer una novela ‘chick lit’, con la siguiente concatenación de metáforas: “el orgasmo es la cima, es la muerte, es el destino y la liberación de la fuerza”.

Las conclusiones sobre cómo la especie humana describe y anuncia el clímax pueden servir, no sólo como guía para turistas ligones, también para apreciar las diferencias lingüísticas entre los países.

Así, la palabra “orgasmo” y sus variantes ortográficas locales están presentes en 17 idiomas. Hay algunas variaciones, como ‘climax’ en inglés (o ‘klimaks’ en indonesio) que hacen referencia a un punto culminante. Los coreanos hablan de punto alto sexual (‘seong-zeok-zeol-zeog’) y los chinos de marea alta (‘gao chao’), haciendo referencia a los fluidos que participan en el ayuntamiento carnal.

Los franceses son los más originales en este apartado al relacionar orgasmo y muerte con su expresión ‘petite mort’ como descripción de sus aspectos fisiológicos y psicológicos. Algunas investigaciones sobre las sensaciones durante el cúlmen lo describen como un “estado alterado de conciencia” y una “falta de control físico y consciente sobre el cuerpo”.

Orgasmo procede del griego y significa “hinchazón” y “plenitud”, una mezcla de respuesta emocional y física, algo que se manifiesta en el crecimiento de los órganos sexuales, el aumento del flujo sanguíneo, la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca.

En la manera de anunciar a la pareja que el punto álgido es inminente nos podemos encontrar la evocación a una explosión o fuego (en finés ‘nyt mä tulen’ significa “soy el fuego”) o una reafirmación de la existencia en la expresión checa ‘Už budu’, que se puede traducir literalmente por ‘”yo seré”, aunque el significado podría ser una modificación de la frase de Descartes “Me voy, luego existo”. Me voy, en sentido figurado, ya entendéis…

El orgasmo, como el fin del viaje o la llegada a un destino, es muy habitual en la mayoría de las 27 lenguas analizadas, ya sea para irse, llegar o venir… o todo junto. Las expresiones similares a “estoy llegando” se encuentran en español y también en hindi, alemán, noruego, italiano, lituano…

En esa línea, los japoneses, portugueses y taiwaneses prefieren un “estoy yendo”, mientras que los rusos y filipinos son más prácticos y optan por un “estoy terminando”.

Nosotros damos por concluido nuestro repaso, os invitamos a echar un vistazo al estudio y que os sirva para ampliar vuestro vocabulario este verano… Aunque avisamos que aprenderse todos los términos no cuenta como sexo oral.

Fuente: cienciaxplora.com / Javier Pérez Rey

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!