Rusia desarrolla un exoesqueleto que convierte a sus militares en soldados de Star Wars

En Rusia la industria armamentística sigue siendo pujante. Y lo mismo ocurre con la capacidad de investigación que tienen sus centros militares, tanto públicos como privados. Así que no resulta extraño que una feria especializada se haya presentado el uniforme del soldado del futuro. Más que un uniforme es un exoesqueleto, cubierto de tecnología punta para proteger y facilitarle la misión a su portador.

Dejando a un lado lo extraño que resulta hablar de un arma de guerra como innovación, merecedora de ser compartida, igual que un avance médico o un descubrimiento espacial, l exoesqueleto ruso está preparado para proteger a su portador de metralla y balas hasta un cierto calibre.

Como si del último gadget en electrónica se tratara, el exoesqueleto cuenta con un casco dotado de una pantalla, capaz de desplegar información. Así los soldados están informados de las condiciones del entorno, del terreno, a lo mejor de cómo marcha la batalla y, por qué no, puede que hasta lean las noticias.

El exoesqueleto lo ha diseñado el Central Research Institute for Precision Machine Building, que donde dice ‘machine’ que decir armas y, por supuesto, todo esto en ruso. Se trata de un proveedor militar, que habitualmente diseña armamento para el ejército.
La empresa espera que su prototipo –porque de esto es de lo que se trata, de momento– empiece a producirse dentro de unos años. En ese momento sí se podrá ver a soldados parecidos a los Stormtroopers de La Guerra de las Galaxias.

Según la información aportada por el fabricante, además de proteger y dar información, el traje también hace más fuerte a los soldados. Si estos tienen que levantar una carga pesada, el exoesqueleto tiene los resortes necesarios para ayudarles. De esta manera se podría reducir la fatiga que aqueja a los militares en el campo de batalla.

Este tipo de trajes se investigan desde hace tiempo y curiosamente la huella de la ciencia ficción se cuela en los diseños irremediablemente. En Estados Unidos han creado un uniforme al estilo de Iron Man, aunque al igual que el proyecto ruso aún le queda tiempo para madurar.

El siguiente paso a los exoesqueletos ya se está dando, eso sí. También en Rusia anunciaron hace poco los progresos con un robot-soldado, una especie de Terminator capaz de disparar con dos pistolas. La idea era emplearlo como astronauta, pero también se han probado las capacidades de la máquina en simulaciones de guerra.

Fuente: tecnoxplora.com