Los fumadores pasivos de marihuana tardan el triple en recuperarse que los de tabaco

A los fumadores pasivos, aquellos que tragan el humo de los cigarrillos que fuman otros y que pueden, por tanto, desarrollar sus efectos nocivos, les acaba de llegar una nueva mala noticia: en el caso de aspirar el humo de la marihuana, tardarían el triple en recobrarse que cuando se inhala el del tabaco.

Es la conclusión a la que ha llegado un estudio publicado en el Journal of the American Heart Association. La investigación se desarrolló con ratones de laboratorio, cuyas arterias son similares a las de los humanos. Al inhalar humo de marihuana a niveles humanos durante un minuto y de manera indirecta, las arterias de estos animales funcionaron peor durante otra hora y media (es decir, transportaron la sangre a un ritmo inferior). Sin embargo, cuando inspiraron humo de tabaco, también de manera indirecta y en las mismas cantidades, se recuperaron en media hora.

Aunque los efectos son temporales, “pueden convertirse en problemas a largo plazo si la exposición ocurre con bastante frecuencia, y podrían incrementar las probabilidades de desarrollar arterias endurecidas”, lo que se conoce como arterioesclerosis, según explica Matthew Springer, médico, profesor de Medicina en la Universidad de California y uno de los autores de la investigación.

Springer ha señalado también que hasta ahora no había pruebas de que el humo inhalado por fumadores pasivos de marihuana fuese perjudicial.

Además el estudio también ha concluido que la quema de la planta, sea tabaco o marihuana, es la responsable de daño en los vasos sanguíneos y no el papel, la nicotina o el THC, el componente psicoactivo de la marihuana. Por tanto, se desaconseja inhalar cualquier tipo de humo, sea cual sea el material del que provenga.

Fuente: Cienciaxplora