Por qué es importante el examen de orina en el paciente con diabetes

Si en la orina hay presencia de la proteína llamada albúmina podría revelar daño en las estructuras más delicadas de los riñones y requerir tratamiento médico. De no atenderse a tiempo, la afectación en estos órganos puede ser considerable, al grado que se requerirá trasplante.

"Cuando la albúmina en la orina supera los 150 miligramos podemos hablar de albuminuria, sobre todo en pacientes con diabetes", refiere el doctor Víctor Argueta Villamar, urólogo del Servicio de Nefrología del Hospital General de México.

De haber albuminuria se producirá inflamación en los glomérulos, que son las unidades funcionales de los riñones, y de ser progresivo el daño provocará fallo renal, es decir, el organismo es incapaz de filtrar la sangre, detalla el especialista.

La albúmina es la proteína más abundante del plasma sanguíneo, donde también están inmersos los glóbulos blancos y rojos, así como las plaquetas. Se produce en el hígado y cumple diversas funciones, como controlar la salida y entrada de líquidos a los vasos capilares, nutrir tejidos y transportar distintas sustancias por todo el cuerpo (hormonas, vitaminas, fármacos, enzimas e iones como el calcio).

El que la proteína llegue a la orina puede deberse a una condición temporal y reversible, como en el primer trimestre del embarazo normal. Otras causas no relacionadas con el aumento de glucosa en sangre tienen que ver con sufrir un proceso infeccioso o el consumo de algunos medicamentos.

"Doy un ejemplo: todas las mañanas podemos preparar jugo de naranja, el cual pasamos por una coladera que retiene huesos y desechos de la fruta; luego vertimos el líquido limpio en un vaso. Sin embargo, cuando la coladera, que equivaldría al glomérulo, está rota o agrietada, permitirá el paso de gajos y huesos", detalla el también catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Cabe señalar que el deterioro que caracteriza a la enfermedad renal de pacientes con diabetes también ocurre alrededor del glomérulo debido a que sufre daño por la elevación de glucosa.

En la etapa temprana de la enfermedad, la eficiencia en el filtrado de los riñones disminuye, lo que ocasiona que las proteínas sanguíneas se pierdan a través de la orina. Más adelante, los riñones se ven imposibilitados de remover los desechos de la sangre.

Una notable pérdida de albúmina provoca retención de líquidos en el paciente y se manifiesta clínicamente con hinchazón en cara, ojos y piernas.

Cuando el problema apenas empieza es casi imperceptible. Sin embargo, para determinar la cantidad exacta de albúmina se requiere examen de orina recolectada en 24 horas, además de análisis de sangre (biometría hemática y química sanguínea).

Cabe enfatizar que si el paciente es diagnosticado y tratado oportunamente, la lesión glomerular puede revertirse. En el 50 por ciento de los casos es posible restituir la salud renal, e incluso la cifra se eleva al 70 por ciento cuando se actúa a tiempo. De ahí la insistencia a médicos, enfermeras, pacientes y población en general de no restar importancia a la detección de albúmina en la orina.

Si el tratamiento de albuminuria no se inicia a tiempo, la enfermedad evoluciona hasta provocar fallo renal; en forma progresiva, los riñones pierden la capacidad de limpiar sangre, excretar desechos, concentrar la orina y conservar electrolitos (compuestos que intervienen en el comportamiento celular); cuando la cantidad de toxinas acumuladas en la sangre es incompatible con la vida, se requiere la realización de procedimientos terapéuticos sustitutivos de la función renal, como diálisis.

Sin embargo, pacientes bien cuidados y atendidos por este método tienen sobrevida superior a los 15 años. (Agencia ID)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar