La falta de sexo perjudica la salud

Abstenerse de tener relaciones sexuales no tiene por qué ser a propósito -ruptura, viaje, vida laboral excesivamente ocupada-, puede influir de maneras importante en una gran variedad de frentes como la salud mental, emocional y física de las personas.

La carencia de sexo puede tener efectos significativos en nuestro cuerpo:

1. Descenso del deseo sexual

Si una persona no practica relaciones sexuales durante un largo periodo de tiempo, su apetito sexual también empezará a disminuir, creando un círculo vicioso difícil de salir y que nos lleva a un voto de abstinencia no premeditado.

2. Descenso de la autoestima

La falta de sexo redunda en el decrecimiento de la autoestima y una elevación de los niveles de estrés que pueden provocar depresión. Según un estudio de 2005 publicado en la revista Biological Psychology, el coito pene-vagina -y no otro comportamiento sexual- fue asociado a un mejor desempeño mental y físico y a menores niveles de estrés. Las personas que no habían tenido relaciones sexuales regulares mostraron picos de presión arterial más altos en respuesta al estrés que aquellos que recientemente habían tenido sexo. Así, el sexo sirve como un mecanismo para lidiar con momentos estresantes.

3. Menos inteligencia

Un estudio llevado a cabo por E. Glasper y E. Gould realizado en 2013 y publicado en US National Library of Medicine National Institutes of Health descubrió que las relaciones sexuales estimulan la neurogénesis en el hipocampo -el proceso de creación de nuevas neuronas en el cerebro- así como mejoran la función cognitiva.

4. Debilitamiento del sistema inmune

La saliva del ser humano tanto como sus revestimientos de mucosa contienen un alto nivel de antígeno, llamado inmunoglobulina A, que nos protege de la gripe y el resfriado. Con todo, un experimento realizado en 2004 por CJ. Charnetski y F. Brennan F. y publicado también por los Institutos Nacionales de Salud, demostró que las personas que practican sexo de manera frecuente tienen un nivel más alto de inmunoglobulina A.

5. Disfunción eréctil

En el caso de los hombres, una larga abstinencia sexual puede provocar disfunción eréctil. Así, según un estudio publicado en la revista The American Journal of Medicine en 2008, los hombres que afirmaron tener relaciones sexuales una vez por semana tenían la mitad de probabilidades de desarrollar disfunción eréctil en comparación con los hombres que tenían relaciones sexuales con menos frecuencia. Los investigadores examinaron a más de 900 hombres y concluyeron que su actividad sexual regular les protegía de sufrir impotencia de la misma manera que el ejercicio preservó la capacidad aeróbica del cuerpo.

Fuente: tecnoxplora.com

 

Etiquetas: cerebro, pene, inteligencia, relación sexual, deseo sexual, vagina, función cognitiva, disfunción eréctil, lívido, baja autoestima, coito

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar