Fracasa el mayor experimento para detectar materia oscura

El detector más sensible del mundo termina una búsqueda de 20 meses sin rastro de estas elusivas partículas

El experimento LUX (Large Underground Xenon), un laboratorio situado a 1.5 km bajo la superficie terrestre, en una antigua mina de oro de Dakota del Sur (EU), ha terminado sin resultados. El detector, el más sensible del mundo para sus fines, se puso en marcha hace 20 meses con el objetivo de encontrar la primera señal de la elusiva materia oscura, de la que se cree está compuesta la mayor parte del Universo. Sin embargo, no ha encontrado el mínimo rastro.

Los científicos creen que la sensibilidad de LUX superó con creces lo esperado y están convencidos de que si las partículas de materia oscura hubieran aparecido, el detector las habría visto. No son buenos resultados, pero al menos permitirán a los científicos eliminar algunos modelos posibles de partículas de materia oscura y cerrar el círculo para la próxima generación de experimentos.

“El descubrimiento de la naturaleza de la esquiva materia oscura, que representa más de cuatro quintas partes de la masa del Universo, es reconocido internacionalmente como una de las principales prioridades en la Ciencia, y el experimento LUX es líder mundial en la búsqueda directa de la misma”, ha explicado Cham Chag, miembro del equipo.

Los científicos están seguros de que la materia oscura existe debido a que los efectos de su gravedad se pueden ver en la rotación de las galaxias, y en la forma en que la luz se curva a medida que viaja a través del Universo, pero nadie ha visto jamás una de estas partículas.

“Hemos probado regiones antes inexploradas con el objetivo de hacer el primer descubrimiento definitivo de la materia oscura. Aunque una señal positiva habría sido bienvenida, ¡la naturaleza no fue tan amable! No obstante, un resultado nulo es significativo, la materia oscura podría estar más allá de todo lo que existía anteriormente”, dice el investigador.

En busca de WIMPs

Aislados en la más completa oscuridad, los científicos buscaban un pequeño flash que indicaría una colisión entre una partícula de materia oscura y otra de materia normal. En concreto, rastreaban WIMPs, partículas masivas de interacción débil, que hasta ahora han sido las principales candidatas a constituir la materia oscura.

Si la idea de WIMP es correcta, miles de millones de estas partículas pasan a través de nuestro cuerpo cada segundo, y lógicamente también a través de la Tierra y todo lo que contiene. Pero debido a que las WIMP interactúan tan débilmente con la materia ordinaria, esto pasa completamente desapercibido.

En los próximos meses, los científicos continuarán analizando los datos cruciales que LUX fue capaz de proporcionar, con la esperanza de ayudar a futuros experimentos que por fin puedan detectar una partícula de materia oscura. Para continuar la búsqueda, llegará el experimento LUX-ZEPLIN (LZ), actualmente en construcción. LZ será más de 70 veces más sensible que LUX. Entonces la Ciencia tendrá una nueva oportunidad.

Fuente: abc.es

Etiquetas: materia oscura, ciencia, galaxia, universo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar