Los emprendedores sociales identifican una solución donde la gente ve problemas

En México las universidades públicas rechazan anualmente a cerca de 200 mil jóvenes. Con más de dos años de creación por el emprendedor Armando Díaz Hernández, Proyecto Sueña innova la enseñanza de los medios digitales en jóvenes, además de vincularlos con las empresas y, a su vez, a aquellas que necesiten el servicio de alguno de ellos.

“Todo comenzó con la necesidad de apoyar a estos jóvenes que ya no estudiarán, de proporcionarles las herramientas a aquellos egresados que, al insertarse en el campo laboral, les piden experiencia y al no tenerla terminan trabajando en lo que pueden.

Además, si consideramos que actualmente existen cerca de cinco millones de unidades de negocio en México, de las cuales el 98 por ciento son PyMES, muchas de ellas no tienen crecimiento y expansión debido a los altos costos que implica una difusión en medios digitales. Entonces dijimos, hay muchos jóvenes sin oportunidades, hay espacio dónde difundir el material audiovisual que produzcan y además se puede apoyar a las PyMES, pues juguemos a un ganar-ganar”.

“Al principio de Proyecto Sueña me aconsejaban que formara una asociación civil para recaudar fondos y que fuera sustentable, sin embargo dije que no, yo no quería depender, yo quería emprender, resolver un problema social y que fuera rentable. Por ello ofrecemos lo que el mercado laboral demanda. El joven que estudia con nosotros, aprende con la enseñanza de un mentor personalizado y con los conocimientos justos que necesitará. Además, al egresar lleva consigo un portafolio digital profesional”, enfatizó el fundador y también periodista, Armando Díaz.

Con cerca de 60 egresados, en Proyecto Sueña se mantiene la premisa de siempre estar innovando, en todo momento ir un paso adelante, desarrollar y brindar las herramientas necesarias a otras personas para duplicarse y confiar. “Sí se puede hacer lo que nos gusta. Los sueños pueden parecer imposibles pero con perseverancia sí son factibles”.

Beneficio social y económico

Hasta 2014 el Coneval reportó 55.3 millones de mexicanos en pobreza y 11.4 millones en pobreza extrema, con precariedad alimenticia.

Hace un año, tres mujeres mexicanas emprendedoras decidieron renunciar a sus empleos y fundar Kukua, una empresa dedicada a coadyuvar en la nutrición de los habitantes de comunidades marginadas con la siembra y consumo de la planta de moringa y que a su vez sean proveedores de los excedentes del árbol.

María Inés García, una de las fundadoras, detalló que el polvo obtenido de las hojas de moringa posee más de 90 nutrientes y contiene siete veces más vitamina C que la naranja, entre otras aportaciones.

Kukua se probó en Tlayacapan, Morelos, y la reacción de la gente fue favorable, la siguiente prueba será en Pochutla, Oaxaca; sobrellevando los desafíos de comercialización del producto por desconocimiento de la gente de los múltiples beneficios de la moringa. 

“No vendemos el árbol ni la semilla, vendemos el polvo como producto final en tres presentaciones, ya sea para cocinar, encapsulado o en una galleta de amaranto con coco, harina integral y la moringa”. Sin embargo, cada vez más nos contactan tiendas, gente interesada en consumirlos. Nuestra meta es impactar en cinco años a un millón de mexicanos”.

Samara García

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar