Crean en la UNAM un topógrafo corneal más preciso y de bajo costo

Bajo la premisa de detectar enfermedades oculares como el queratocono, enfermedad que afecta a la córnea y provoca problemas de visión; investigadores del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desarrollaron un topógrafo corneal cónico económico y preciso en la medición de dicho tejido.

El doctor Manuel Campos García, responsable de la investigación, detalló que entre las ventajas de este desarrollo figuran su construcción con mirillas en forma de gota (casi elípticas), es decir puntos en el cono que permiten realizar mediciones de la forma de la córnea con una precisión que oscila en 2 micras, el rango más preciso en mediciones de este tipo.

La topografía corneal se refiere a la medición de la forma de la superficie, la elevación, los radios de curvatura (sagital y meridional) y poder refractor de la capa externa del ojo.

El funcionamiento del topógrafo universitario es sencillo. "Comunmente, si colocamos un objeto plano con una serie de puntos, líneas o círculos, el reflejo de la córnea será esta serie de puntos; en nuestra propuesta si colocamos un cono con un arreglo de puntos que se aprecian ordenados significa que la córnea no tiene deformación; al contrario, si es irregular en el reflejo se observarían puntos desordenados", enfatizó el investigador.

El topógrafo corneal cónico, está compuesto por tres partes esenciales: un cono con los objetos o mirillas a reflejar, una cámara para capturar las imágenes y la computadora que procesa y arroja la información. Por lo que, a través de una imagen obtenida del reflejo de la córnea, el sistema calcula mediante algoritmos matemáticos las posiciones de los puntos para evaluar la forma de la superficie de la córnea.

Es importante mencionar que los resultados obtenidos de la medición corneal solo sirven de diagnóstico, es decir con este instrumento se cuantifica la deformación y evalúa la gravedad del queratocono, es decir la alteración ocular que se presenta a través de un “cono” o “chipote” en la córnea en lugar de una la curvatura normal.

Creado hace dos años en el Departamento de Óptica y Microondas del CCADET, el también académico puntualizó que “el topógrafo corneal cónico todavía está en desarrollo de la parte opto-mecánica, es decir estamos buscando la manera de situar al paciente de la mejor manera para obtener mediciones más precisas. Creemos que en un año ya funcione completamente”.

El grupo de investigación tecnológica es multidisciplinario, en él participan estudiantes de Física y Física Médica. “Uno de mis objetivos es generar recursos humanos para que desarrollen innovaciones que beneficien al país. El trabajo multidisciplinario es importante en el proceso inventivo que desarrollamos en los laboratorios de la UNAM”.

Samara García Hernández

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar