¿Quién inventó la televisión a color?

Eduardo Santillan Zeron

Departamento de Matemáticas

Tres pasiones me acompañan desde que tengo memoria: televisión, matemáticas e historia militar. Ya se imaginarán en­tonces mi emoción cuando a los 10 años encontré un artículo de periódico sobre Guillermo González Camarena. El texto decía: “Nació en 1917, a los 12 años construyó su primer transmisor de onda larga. En 1930 se inscribió en la Escuela de Ingenieros Mecánicos y Electricistas; dos años más tarde obtuvo la licencia de operador de radio y construyó un transmisor de onda corta controlado a cristal y con bulbo de salida. Trabaja­ba en la SEP al mismo tiempo que experimentaba en su laboratorio. En 1934, a sus 17 años fabricó su propia cámara de televisión con piezas que parecían inservibles de radios viejas u otros aparatos electrónicos obtenidas en los mercados de la La­gunilla y Tepito”.

Ojo, no es buena memoria, todavía tengo el re­corte del periódico. Obviamente me emocioné con este artículo, pero me quedaron varias dudas. ¿González Camarena usó un iconoscopio* o un disco de Nipkow para su primera cámara de televisión? Inocentemente le pregunté a mi tío, no digo su nombre para no “quemarlo”, pero es hermano de mi padre: ─Tío, ¿González Camarena fabricó su propio iconoscopio para su cámara de televisión? La respuesta fue típica de la época: ─Pues claro que fabricó el iconoscopio con sus propias manos, él era un niño ejemplar, no un inútil, bueno para nada y estorbo como tú. Un día vas a matar a tu madre de un coraje…

Afortunadamente muchas familias ya no educan con el principio de autoridad; y mis dudas se aclararon al final con un artículo de José de la Herrán. Así, a los 12 años, González Camarena primero construyó un receptor regenerativo de onda larga usando el diagrama de un libro. En 1930 ingresó a la vocacional de la EIME y ahí conoció a Francisco Javier Stavoli y Miguel Fonseca, quienes experimentaban con un sistema de televisión basado en discos de Nipkow (círculo metálico con una serie de agujeros cuadrangulares dispuestos en espiral). En 1932 armó un transmisor de onda corta con­trolado con un cristal piezoeléctrico. Finalmente, según me explicó el escritor Carlos Chimal, entre 1934 y 1935, González Camarena fabricó su pro­pia cámara de televisión con ese tipo de disco; los bulbos y demás componentes necesarios los com­pró en tiendas del centro (como Radio Surtidora, Radio Industrial, Casa Erla, etcétera) o los rescató de radios viejas u otros aparatos electrónicos de los mercados de la Lagunilla y Tepito. Para su re­ceptor de televisión usó un osciloscopio de panta­lla verde de un juego (kit) marca Eico.

Aclaradas mis dudas sobre la primera televisión de González Camarena, me surgieron otras más. ¿Quién llevó a cabo la primera transmisión de te­levisión a color en el mundo? La respuesta es bastante interesante, pero como diría el doctor Viktor Frankenstein y el mismo González Camarena: “va­mos por partes”.

González Camarena solicitó el 19 de agosto de 1940 una patente en México para un adaptador que convertía los sistemas de televisión de blanco y negro a color. Este invento usaba el sistema se­cuencial de campos y la patente fue publicada en 1940 con el número MX-40235. Al año siguiente solicitó una segunda patente en Estados Unidos para el mismo invento; ésta fue publicada en 1942 con el número US-2296019 y fecha de prioridad 19 de agosto de 1940. La idea era usar discos que giran sincronizados a alta velocidad y que tenían filtros de color rojo, verde y azul. Un disco se colo­ca frente a la cámara de televisión y el otro frente al receptor, para así transmitir consecutivamente campos (imágenes) de color rojo, verde y azul.

Sin embargo, González Camarena no fue el úni­co en experimentar con el sistema secuencial de campos, pues Peter C. Goldmark también solicitó una patente en Estados Unidos para un adaptador que convertía los sistemas de televisión de blanco y negro a color; esta patente la solicitó el 7 de sep­tiembre de 1940 y fue publicada hasta 1949 con el número US-2480571. De hecho, a Peter C. Gold­mark se le conoce en ese país como el inventor de la televisión a color, pues presentó su sistema funcionando ante la prensa y la FCC (Comisión Fe­deral de Comunicaciones) norteamericana entre el 29 de agosto y el 4 de septiembre de 1940.

Más aún, la primera transmisión pública de televi­sión a color la llevó a cabo el escocés John Logie Baird en 1928. Él usó originalmente cámaras de televisión electromecánicas de baja resolución, pero para 1940 ya transmitía escenas a color de alta definición. En la página www.bairdtelevision. com/colour.html se encuentra una imagen trans­mitida a color de la piloto y actriz británica Paddy Naismith. Por cierto, Baird solicita en 1937 una patente (número GB-508039) para un sistema secuencial de campos con los colores rojo y cian; y en octubre de 1940 solicita otra para un sistema tricolor (número GB-545603).

Entonces, ¿cuál sistema es el bueno? La respuesta la dio el Columbia College de Chicago, pues a fina­les de los años 40 llevó a cabo un sondeo general, buscando el mejor sistema de televisión a color, y al final compró los equipos de González Camarena. Posteriormente, el Columbia College de los Ángeles le otorgó un doctorado Honoris Causa por sus in­vestigaciones e inventos. Pero entonces, ¿por qué no hubo una disputa de patentes por la televisión a color? Estas disputas industriales son muy comu­nes en EU. El escritor Carlos Chimal me aclaró de vuelta que sí hubo tal disputa, pero la sangre no llegó al río.

De hecho, el sistema de González Camarena no fue adoptado como estándar para televisión a co­lor en EU. Al principio, en 1949, la FCC eligió el sistema secuencial de campos propuesto por la Columbia Broadcasting System (en donde trabaja­ba Goldmark), pero en 1953 cambió de opinión y aprobó el estándar NTSC. Hubo dos razones para este cambio: Primero, esta señal de televisión es compatible con los televisores blanco y negro, esto es, la misma señal la puede sintonizar tanto un te­levisor blanco y negro como otro a color sin que haya problema con la calidad de las imágenes re­cibidas. Segundo, el estándar NTSC fue propuesto por el monopolio RCA, y pues la FCC “dobló las manitas”. Por cierto, las siglas NTSC oficialmente corresponden al National Television System Commi­ttee, pero existe el rumor que realmente significan: Never Twice the Same Colour (nunca se ve dos veces el mismo color).

González Camarena no aprobó el estándar NTSC para México, pues los televisores a color NTSC necesitaban casi el doble de bulbos, y costaban más del doble que un televisor blanco y negro. Como alternativa, propuso en 1962 el Sistema Bicolor Simplificado Mexicano, basado en los colores rojo y cian. La información detallada se encuentra en las patentes MX-72473 y MX-73936, ambas publicadas en 1966. La idea era transmitir alterna­tivamente una imagen de color rojo y otra de co­lor cian (azul celeste). Por cierto, esta idea no era nueva, ya había sido usada en 1908 en el sistema Kinemacolor para cinematografía y en 1937 en la televisión a color de Baird, pero en este caso “el diablo estaba en los detalles”.

Al usar dos colores se obtenía un compromiso. Pues aunque se sacrificaba parte de la gama de colores, era realmente fácil y barato transformar un televisor blanco y negro en uno listo para recibir la señal del Sistema Bicolor Simplificado Mexicano. Cumplién­dose así el objetivo de poner la televisión a color al alcance de todos los bolsillos; y si esta señal a color era sintonizada en un televisor blanco y negro, la calidad de las imágenes recibidas sólo se veía afec­tada por un parpadeo imperceptible. Los cambios necesarios para transformar un televisor de blanco y negro a color eran los siguientes: Cambiar el ci­nescopio monocromático por uno a colores y agre­gar un multivibrador (flip-flop) compuesto por tres bulbos. Los circuitos fueron publicados en el artí­culo: “Simplified Mexican Color TV”, en Electronics World, vol. 72(1), julio 1964, pp. 48 y 71. El multivi­brador se conectaba a la señal de sincronía vertical y su objetivo era contar las imágenes (o campos) de dos en dos, para así proyectar alternativamente una imagen de color roja y otra de color cian.

Desgraciadamente, González Camarena falleció el 18 de abril de 1965 y no se tomó como una cuestión prioritaria, o de orgullo nacional, el tener nues­tro propio estándar de televisión a color. Siguiendo el ejemplo de la FCC en EU, “doblamos las manitas” y adoptamos el estándar NTSC. ¿Por qué era una cuestión de orgullo nacional? Pues porque así fue en la vida real. Por ejemplo, Walter Bruch y su equi­po en Alemania crearon su propio estándar PAL para televisión a color en los años 50, después de analizar a fondo y hacer pedazos el sistema NTSC. El estándar PAL fue adoptado en Alemania y en casi toda Europa, pero los franceses no se podían dejar de los alemanes, por cuarta vez, así que Henri de France y su equipo en París crearon su propio es­tándar SECAM (Séquentiel couleur à mémoire) para televisión a color. Así es la vida…

Nota

*Primer dispositivo totalmente electrónico empleado en las cámaras de televisión para transformar en señales eléctricas las imágenes ópticas que se desean transmitir.

Fuente: Revista Avance y Perspectiva