Producen un robot biohíbrido con tejidos de babosa e impresión 3D

Investigadores de Case Western han combinado tejidos de una babosa de mar con componentes impresos flexibles 3-D para construir un robot “biohíbrido” que se arrastra como las tortugas en la playa.

Un músculo de la boca de la babosa proporciona el movimiento, que en realidad está controlado por un campo eléctrico externo. Sin embargo, las futuras versiones del dispositivo incluirán ganglios, haces de neuronas y nervios que conducen normalmente las señales a los músculos mientras Producen un robot biohíbrido con tejidos de babosa e impresiòn 3D la babosa se alimenta, como un controlador orgánico.    

Los investigadores manipularon también el colágeno de la piel de la babosa para construir un andamio orgánico que se ensayará en las nuevas versiones del robot.

En el futuro, enjambres de robots biohíbridos podrían ser liberados para tareas como la localización de la fuente de una fuga tóxica en un estanque. O podrían buscar en el fondo del océano para recuperar los datos de vuelo de una caja negra.    

“Estamos construyendo una máquina viviente, un robot biohíbrido que no es completamente orgánico todavía”, dijo en un comunicado Victoria Webster, estudiante de doctorado que dirige la investigación. Webster presenta el prototipo de de 5 centímetros de largo, en la Conferencia Living Machines, que se celebra esta semana en Edimburgo.    

Los investigadores eligieron la babosa de mar por la resistencia de las células del animal para soportar condiciones de temperatura y salinidad como cuando las mareas del Océano Pacífico alteran el ambiente entre aguas profundas y superficiales. En comparación con los músculos de mamíferos y aves, que requieren ambientes estrictamente controlados para operar, los de la babosa son mucho más adaptables.

Fuente: Agencia Europa Press