LIDAR, un chip más pequeño que un grano de arroz para el futuro de los coches autónomos

Que los coches autónomos puedan ser capaces de determinar espacios físicos, conocer la ubicación de otros objetos como personas u otros coches en tiempo real y además lo hagan de forma precisa, es clave para este tipo de tecnología. Para esto se hace uso de los llamados sensores LIDAR (Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging), tecnología que por medio de un haz láser permite determinar la distancia entre el emisor y un objeto o una superficie.

La desventaja de estos sensores es su tamaño y precio que pueden llegar a costar decenas de miles de dólares, esto a pesar de que hay opciones de menor tamaño donde el precio es casi el mismo. Pero esto podría cambiar en un futuro debido a un nuevo desarrollo que apunta a tener los beneficios de un sensor LIDAR en un chip más pequeño que un grano de arroz.

Las bondades de un sensor concentradas en un chip

Se trata de un desarrollo donde colaboran investigadores del MIT y DARPA, quienes aseguran haber encontrado la manera de imitar las capacidades de mapeo 3D de los sensores LIDAR dentro de un microchip equipado con tecnología de fotónica de silicio, la cual consiste en crear circuitos en miniatura que guían y dirigen la luz a nivel microscópico.

Christopher Poulton y Michael Watts, líderes del proyecto, afirman que los primeros prototipos han logrado recibir una gran cantidad de información de una forma más ligera y barata, esto ante lo que tenemos al día de hoy en sistemas LIDAR disponibles al día de hoy en mercado.

Formatos más populares para sensores LIDAR

La fabricación de estos microchips consiste en una reducción de los sistemas y componentes sobre un transistor, obteniendo un chip de apenas 0,5 por 6 milímetros bajo un coste de producción a gran escala que no superaría los 10 dólares. Pero no todo son buenas noticias, ya que este sensor tiene limitantes, ya que el rango de visión es de apenas dos metros, algo relativamente corto ante los 20 150 metros en promedio que se consiguen en los sensores LIDAR de gama alta disponibles en el mercado.

Sus creadores ya están trabajando en la manera de mejorar las propiedades del chip, algo que creen se logrará de forma relativamente rápida, apuntando a un incremento de visión de al menos 10 metros en un año. Esto podría significar que no sólo los sistemas de conducción autónoma se podrían apoyar en estos chips, sino que también podrían ser los ojos de robots, drones, sistemas de mapeo en smartphones, e incluso sistemas de inteligencia artificial.

Sistema de sensores LIDAR en un coche autónomo

Este desarrollo no busca sustituir a los actuales sensores, sino convivir con ellos, ya que mientras un sensor LIDAR brinda su precisión de largo alcance, los chips de estado sólido LIDAR apoyarían en la profundidad y detección a distancias cortas, enfocándose en detalles que a veces pasan desapercibidos.

Fuente: innovaticias.com

 

Etiquetas: chip, sensores, coches autónomos

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar