Máquina convierte el PET en combustible