Una desconcertante actividad tormentosa recorre Marte

Las imágenes del instrumento Mars Color Imager (MARCI) muestran cada tormenta creciendo en el área de Acidalia en el norte de Marte, luego se mueven hacia el sur y evolucionan a tamaños más grandes que los Estados Unidos después de alcanzar el hemisferio sur.

Ese camino de desarrollo es un patrón común para generar tormentas de polvo regionales durante la primavera y el verano en el hemisferio sur de Marte, donde ahora es mediados de verano.

“Lo inusual es que estamos viendo una segunda tormenta tan pronto después de la primera”, dijo en un comunicado el meteorólogo de Marte Bruce Cantor, del Malin Space Science Systems, San Diego, que construyó y opera MARCI. “Hemos tenido orbitadores observando los patrones meteorológicos en Marte continuamente durante casi dos décadas, y muchos patrones son cada vez más predecibles, pero justo cuando pensamos que lo tenemos claro, Marte nos lanza otra sorpresa”.

Los informes meteorológicos semanales marcianos que incluyen secuencias animadas de observaciones MARCI están disponibles en Internet.

Las actualizaciones meteorológicas del equipo científico de Mars Reconnaissance Orbiter proporcionan a los operadores de los rover en Marte un aviso previo tanto para tomar precauciones como para planificar las observaciones de las tormentas, especialmente en caso de que una tormenta regional crezca para rodear a todo el planeta. Una tormenta marciana que rodeó el planeta ocurrió en 2007.

El orbitador monitorea tormentas con su instrumento Mars Climate Sounder (MCS), así como con MARCI. Las mediciones MCS del calentamiento atmosférico a gran altitud asociada con las tormentas de polvo han revelado un patrón anual en la ocurrencia de grandes tormentas regionales, y la primera de estas tormentas consecutivas se ajusta al patrón identificado para esta época del año marciano.

Los investigadores han observado los efectos de las últimas tormentas de cerca. “Esperamos una oportunidad para aprender más sobre cómo las tormentas de polvo se vuelven globales, si eso fuera a suceder”, dijo David Kass del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Pasadena, California. “Incluso si no se convierte en una tormenta global, los efectos de la temperatura debido a las brumas finas del polvo durarán varias semanas”.

Cantor informó el 5 de marzo de la segunda de las actuales tormentas regionales consecutivas al equipo que opera el rover Opportunity de la NASA. La tormenta anterior, que se había convertido en regional a finales de febrero, se disipaba por entonces, pero causando aún nebulosidad y calentamiento a gran altitud.

“Aún hay una posibilidad de que la segunda se convierta en una tormenta que rodee el planeta, pero es poco probable porque estamos llegando tan tarde en la temporada”, dijo Cantor esta semana. Todas las tormentas de polvo que rodearon el planeta observadas anteriormente en Marte ocurrieron antes en el verano meridional.

Fuente: Europa Press